IoT. Convergencia entre el Cloud Computing y el internet de las cosas

La actualidad tecnológica trae consigo muchos avances que si bien llevan años entre nosotros, aún pasan desapercibidos debido a la inherencia que estos han tenido en el presente social, tal es el caso del IoT (Internet of Things), un concepto desarrollado por Kevin Ashton al final de la década de los noventas y cuya principal función es hablar de un presente en el que los objetos cotidianos estén conectados a una “red de redes” desde la que puedan ser monitoreados y analizados con la finalidad de mostrar estadísticas respecto al comportamiento del usuario, de los dispositivos o, incluso, de las ciudades que estén conectadas a esta tecnología. La idea de Ashton al crear el concepto de IoT fue permear todos los aspectos de la cotidianidad de las personas con la tecnología suficiente para lograr una mayor efectividad tanto en los dispositivos conectados, como en los servicios públicos, por ello, este entorno de interconexión ha sido especialmente famoso en tecnologías del hogar y entornos empresariales.

No obstante la efectividad del IoT respecto a las tecnologías del hogar, existe un vaho de vulnerabilidad en cuanto a seguridad, ya que si pensamos en el valor de los datos obtenidos a través de los dispositivos, entendemos que la seguridad del big data resulta un tema prioritario, por lo que la única forma de mantener segura esa data es a través del cifrado y la encriptación antes de subirlos a la nube. Por fortuna, el cloud computing ofrece una gama de soluciones de seguridad que aminoran considerablemente el riesgo de ataques maliciosos y robos de información a dispositivos inteligentes, tales como cámaras, asistentes personales o aplicaciones.

Teniendo en cuenta estos hechos, es bastante claro que esta tecnología depende enteramente del funcionamiento de las plataformas en las que se alojan las bases de datos, por lo que surgen interrogantes del nivel de eficiencia que éstas puedan tener en todo momento, así que con esto llegamos al punto en el que el IoT requiere un alto nivel de eficiencia de los entornos cloud en los que se encuentre.

Si bien es necesario tener en cuenta la relevancia del IoT en el mundo actual, es pertinente recordar que esta tecnología de interconectividad con objetos cotidianos que ayudan a mejorar la efectividad de las sociedades contemporáneas tiene un importante punto de convergencia con el cloud computing. Más allá de las soluciones de seguridad que éste puede ofrecerle, existen otro tipo de beneficios de los cuales, seguramente, el más importante es la de ser proveedor de una infraestructura lo suficientemente segura y escalable como para albergar una base de datos de las dimensiones que los dispositivos con IoT requieren. Por otro lado, en la cuestión de Apps, el cloud computing es capaz de proveer una excelente plataforma para el despliegue y desarrollo de éstas en ambientes corporativos.

Al parecer, los puntos de convergencia entre ambas tecnologías apuntan a forjar el presente digital que invariablemente guía nuestro desenvolvimiento cotidiano, por lo que es importante conocer a fondo sus implicaciones en el momento en el que pretendamos migrar nuestra información a otros ecosistemas tecnológicos. En On Cloud, estamos al pendiente de todas estas implicaciones, por lo que estamos para asesorarte en tu transición hacia los espacios en la nube. Conoce nuestros servicios, la amplia gama de soluciones cloud son adaptables a todos los modelos de negocio y a empresas de todos los tamaños.

Equipo On Cloud

communication-1927697_1920

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.